La pleuroneumonía porcina es una enfermedad respiratoria causada por Actinobacillus pleuropneumoniae (App). Esta patología tiene un impacto económico importante, principalmente basado en los brotes agudos de la enfermedad, caracterizados por alta mortalidad, perdidas de rendimiento productivo e incrementos en el coste de medicación.

El App es una bacteria Gram negativa, encapsulada y con morfología cocobacilar, de la que a día de hoy se conocen hasta 18 serotipos diferentes, que difieren en toxicidad. Su patogenicidad deriva de su capacidad para producir toxinas Apx I, II y III, las cuales son altamente perniciosas para el hospedador. La liberación de estas toxinas por parte de la bacteria, en combinación con la susceptibilidad individual del hospedador, pueden llegar a causar un cuadro hiperagudo que en muchos casos acaba con la vida de los animales. En los casos agudos de la enfermedad se observa un cuadro de distrés respiratorio severo con fiebre que puede alcanzar el hasta el 10% de mortalidad. Los supervivientes en muchos casos se mantienen como portadores asintomáticos de la enfermedad, siendo fuente de infección de brotes posteriores.

 
 
 
 

La naturaleza bacteriana de la enfermedad ha determinado el uso de antimicrobianos como herramienta de elección para el tratamiento de los brotes de enfermedad, sobre todo cuando éstos se producen en la fase de cebo. Este uso curativo de los antibióticos, si bien efectivo, no tiene un efecto preventivo sobre futuros brotes de la enfermedad, por lo que en muchos casos sólo sirven como paliativos de la enfermedad. El uso de vacunas para el control de la enfermedad es por tanto una alternativa eficaz para la prevención de la misma. Actualmente, las vacunas presentes en el mercado se basan, bien en el uso de bacterias inactivadas; bien la presencia de toxoides de las toxinas de la bacteria; o bien como una combinación de ambos.

 

Coglapix®

Coglapix®es una vacuna inactivada que contiene Actinobacillus pleuropneumoniae de los serotipos 1 y 2 y las toxinas ApxI, ApxII y ApxIII.

La administración intramuscular de una dosis (2 ml) a animales de al menos 7 semanas de edad, seguida tras la revacunación a las 3 semanas con una segunda dosis, genera inmunidad protectora a partir de las 3 semanas tras la segunda dosis que tiene una duración de 16 semanas.

 
 

Acceso PROFESIONALES

Usted se dispone a acceder a información sobre las especialidades farmacéuticas de Ceva autorizadas por la Agencia Española
del Medicamento y Productos Sanitarios.


Esta información está dirigida exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos, ya que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.