Patologías respiratorias

16 septiembre, 2021

Etiología y epidemiología del virus de la Influenza porcina

La gripe porcina es una enfermedad respiratoria aguda que afecta a cerdos de todas edades con sintomatología y gravedad variable. El objetivo de este artículo es revisar las estrategias diagnósticas disponibles para poder detectar si existe un problema y minimizar su impacto
20 mayo, 2021

Coglapix® Estudio del impacto del Actinobacillus pleuroneumoniae. Diagnóstico

Las infecciones respiratorias representan el mayor desafío para la salud en la industria porcina en todo el mundo, especialmente para los rebaños en fase de finalización de cebo. En la mayoría de los casos, el origen de las enfermedades respiratorias es multifactorial con varios patógenos involucrados.
12 mayo, 2021

Hablamos con Marcelo Gottschalk sobre los métodos disponibles actualmente para el diagnóstico de App

5 mayo, 2021
Etiología y epidemiología del virus de la Influenza porcina

Etiología y epidemiología del virus de la Influenza porcina

El virus de la Influenza Porcina (SIV, de Swine Influenza Virus) es un agente patógeno primario de distribución mundial que afecta a una elevada proporción de granjas con mayor o menor gravedad. Juega un papel importante dentro del Complejo respiratorio porcino (CRP) y puede afectar a todas las fases productivas.
5 mayo, 2021
Influenza porcina, controlando su impacto en la reproducción y en la progenie y la batalla para el control de las resistencias antimicrobianas

Influenza porcina, controlando su impacto en la reproducción y en la progenie y la batalla para el control de las resistencias antimicrobianas

Es conocida desde hace tiempo la capacidad de algunas bacterias causantes de zoonosis y resistentes a los antimicrobianos de transmitirse a la población humana, lo que puede dar lugar a enfermedades que no respondan eficazmente a los tratamientos.
5 mayo, 2021

Valoración económica del impacto productivo de la influenza porcina

A pesar de que el impacto reproductivo del virus de la Gripe Porcina (SIV, de sus siglas en inglés) ya se conoce desde hace muchos años, hasta hace poco no existían excesivos artículos científicos que corroboraran este hecho. Sin embargo, recientemente se ha publicado un artículo realizado en Alemania que refleja datos bastante interesantes.