parallax background

La gripe porcina, un grave riesgo para la salud pública

Resistencia bacteriana, un riesgo real. La importancia del concepto One Health.
14 julio, 2021
Reducción del uso de antibióticos y óxido de zinc en las granjas
13 enero, 2022
 

En general, la gripe es una enfermedad importante en la salud pública, con una alta morbilidad y elevados costes sanitarios.


4 pandemias de gripe en la población humana desde el siglo XX

Una pandemia de gripe se produce cuando aparece un nuevo virus gripal frente al cual la población tiene escasa o nula inmunidad y se disemina por todo el mundo. En el año 2009 tuvo lugar la primera pandemia del siglo XXI producida por el virus de la gripe A (H1N1). Y desde principios del siglo XX se han producido 4 pandemias de gripe. Al episodio de 1918 se le conoció como gripe española, no porque se pensase que se hubiera originado aquí, sino debido a una serie de hechos que coincidieron en el tiempo. Esta pandemia mató más personas que la primera guerra mundial, estimándose que el número de muertos ascendió a 50 millones. Hasta entonces la gripe no se consideraba una enfermedad alarmante, ya que su tasa de mortalidad era baja, y los que morían solían ser personas con el sistema inmune debilitado o poco desarrollado, como, por ejemplo, los ancianos y los niños respectivamente. Los científicos tienen varias hipótesis de por qué esta pandemia fue tan mortal, por un lado, porque el virus se combinaba a menudo con una infección bacteriana, lo que produjo un tipo mortal de neumonía, y por otro lado porque era capaz de causar una reacción excesiva del cuerpo, resultando en una inflamación exacerbada que provocaba la asfixia de sus víctimas.

 

La pandemia de gripe de 2018 pudo ser tan mortal por las infecciones bacterianas concomitantes y por provocar una excesiva reacción inflamatoria.

 

Capacidad zoonótica del virus de la influenza A porcina

La gripe porcina se describió por primera vez en los EE.UU. en el otoño de 1918, coincidiendo con la segunda ola de esta pandemia producida por el virus H1N1. Años después se confirmó que el virus de la gripe A implicado tanto en la enfermedad humana, como en la del cerdo era el mismo.

Por otro lado, el virus H1N1-pdm09, anteriormente mencionado, que causó la primera pandemia de este siglo, derivó de varios virus circulantes del ganado porcino. Hoy en día lo sabemos ya que mediante el análisis filogenético se ha reconstruido su proceso de reordenamiento genómico y se comprobó que cada segmento de ARN se correspondía de un linaje circulante entre la población porcina, al menos 10 años antes de que se produjera la emergencia en el hombre.

Históricamente se ha creído que los cerdos son huéspedes intermediarios, o "recipientes de mezcla" de los virus de la influenza debido a su susceptibilidad a la infección por virus de la influenza A, tanto de origen humano como aviar, y a su capacidad de generar reorganizaciones de este virus. Por ello, los virus de la influenza A en los cerdos representan un grave riesgo para la salud pública a través de su propagación en la interfaz humano-animal.

Como sabemos, la transmisión zoonótica continuada de la gripe aumenta la probabilidad de que un nuevo virus de influenza A en cerdos sea capaz de causar la próxima pandemia. Por ello, debido a que las actuales estrategias de mitigación en animales son insuficientes para prevenir la zoonosis del virus de la influenza A, un reciente estudio de mayo/junio 2021, llevado a cabo por Lorbach y colaboradores, ha evaluado después del desafío con el virus de influenza A, su diseminación en cerdos de 6 meses de edad vacunados con diferentes tipos de vacunas (vacuna viva y/o muerta) y no vacunados. También evaluaron la transmisión posterior al exponer hurones libres de infección a cerdos, simulando tipos de contactos que pueden tener lugar en los humanos que interaccionan con los animales en el campo. Los resultados en los grupos vacunados con vacuna viva o muerta exhibieron una reducción de casi 100 veces los títulos a nivel nasal en su pico máximo.

 

La transmisión zoonótica continuada de la gripe aumenta la probabilidad de que un nuevo virus de influenza A en cerdos sea capaz de causar la próxima pandemia de gripe.

 

Además, el muestreo del aire durante el periodo posterior al desafío reveló una disminución en la acumulación del virus de la gripe en el aire de las salas de estudio de los grupos vacunados en comparación con la sala de estudio de los no vacunados. También, los hurones expuestos a cerdos vacunados tenían títulos de virus acumulados más bajos en las muestras de lavado nasal, y experimentaron signos clínicos reducidos durante la infección. Por tanto, este estudio concluyó que sus hallazgos apoyaban la implementación de la vacuna frente a la influenza en cerdos antes de llevarlos a una feria ganadera con el objetivo de reducir así el riesgo a nivel de la salud pública que representan estas exhibiciones.


Un estudio revela la transmisión bidireccional cerdo-humano del virus

Ante la pregunta: ¿podemos hacer extensible la anterior conclusión a las granjas de porcino?, un estudio llevado a cabo en Francia y escrito por Chastagner y colaboradores reportaron la transmisión bidireccional de humanos a cerdos del virus estacional influenza A(H1N1) pdm09 en una granja de porcino en el 2018. En este estudio se describe como un veterinario enfermó poco después de la toma de muestras de hisopos nasales de cerdas que presentaban un síndrome de tipo respiratorio en una granja en Francia donde las cerdas no estaban vacunadas frente al virus de la gripe. Los datos epidemiológicos y los análisis genéticos revelaron la transmisión consecutiva de humano a porcino y de porcino a humano del virus de influenza A (H1N1) pdm09, que tuvo lugar a pesar de algunas medidas de bioseguridad (duchas…) insuficientes para controlar la entrada de este agente en las granjas.

Este estudio concluye que la aparición de nuevos virus de influenza A que amenazan la salud tanto de los humanos como de los cerdos pueden verse facilitados por virus que son capaces de cruzar la barrera entre especies. Además, enfatiza la importancia de implementar medidas de bioseguridad apropiadas en las granjas de porcino para prevenir la transmisión del virus entre especies, respaldando la perspectiva One Health de proporcionar a los trabajadores de la industria porcina la vacunación anual contra la influenza estacional. Se cree, que esta práctica puede minimizar el riesgo de que los trabajadores contraigan infecciones por el virus pH1N1 de los cerdos y que a su vez los trabajadores transmitan el virus de influenza A de humanos a los cerdos. Pero, ¿qué hubiese ocurrido si en esta granja los cerdos estuvieran vacunados frente a la gripe?


La vacunación reduce las reorganizaciones genéticas de los virus de la influenza

En un estudio de Li y colaboradores presentado en la AASV de 2021 y que versa sobre los efectos de los protocolos de vacunación frente a influenza A y su diversidad genética en cerdos desafiados frente al virus de la influenza A, se enfatiza que para que tengan lugar las reorganizaciones genéticas es necesario que más de un virus de influenza A infecte la célula huésped. Desafortunadamente, esta circunstancia se da con frecuencia en la población porcina en USA. De hecho, hay estudios previos que han detectado que en el 96% de las granjas muestreadas frente a gripe circulaba más de una cepa simultáneamente. Por otro lado, en un estudio realizado en España de Simón Grifé et al. en 2011 se demostró que el 40% de los cerdos estudiados eran seropositivos frente a más de un subtipo. Con lo cual no es de extrañar que tenga lugar el fenómeno de las coinfecciones en las granjas de porcino de manera habitual.

En este estudio de Li et al., 2021 se evaluó la capacidad de reorganización de los virus de influenza A en cerdos vacunados y no vacunados siguiendo un modelo de desafío con 2 cepas diferentes de dicho virus. Los cerdos se vacunaron con vacunas atenuadas, inactivadas y autovacunas. Las conclusiones de este estudio fueron que, pese al pequeño número de muestras analizadas, se demostró que, en un corto período de tiempo, seis días después de un co-desafío con 2 cepas del virus de la influenza A, se detectaron múltiples reordenamientos con varios genotipos diferentes. Además, si bien no todos los grupos vacunados pudieron demostrar una reducción estadística en la proporción de reordenamientos, ambos grupos de refuerzo primario tuvieron una cantidad reducida de reordenamientos, lo que sugiere que la vacunación adecuada de los cerdos puede ayudar a reducir el reordenamiento en los cerdos infectados con más de una cepa del virus de la influenza A.


Un enfoque One Health para disminuir el riesgo de infección

Para finalizar, en una revisión realizada en 2019 por Borkenhagen y colaboradores encontraron que el riesgo de infección zoonótica del virus de la influenza A en humanos parecía mayor para los virus porcinos, por eso hablaba que desde un enfoque One Health se necesitaba monitorizar a los cerdos, los ambientes de producción porcina y a los trabajadores que están en contacto con los cerdos. Además, creían que los equipos de gestión de las granjas de porcino y sus trabajadores en todo el mundo necesitaban un entrenamiento en bioseguridad. Por otro lado, también veía necesario brindar diagnósticos rápidos y precisos en las granjas de cerdos de modo que la industria porcina pudiese beneficiarse de una alerta temprana en el caso de que se detectase un nuevo virus de influenza A.

En base a los estudios que hemos mencionado en este artículo de Lorbach, Chastagner y Li parece que la vacunación de animales y personas quizá podría ser una herramienta útil para disminuir la transmisión del virus de influenza A entre humanos y cerdos y viceversa y limitar así sus reorganizaciones. En base a esto último que mencionamos es posible que se llevase a cabo una disminución en la velocidad de los procesos de generación de nuevos virus que pudiesen sobrepasar la barrera inmunitaria y generar la próxima pandemia de gripe.