El PRRS es una enfermedad vírica extendida por todo el mundo que surgió a mediados de los años 80 y que, desde entonces, continúa siendo responsable de considerables pérdidas económicas asociadas principalmente a problemas reproductivos en nulíparas y cerdas reproductoras (abortos en el último tercio de la gestación, partos prematuros y elevado número de momificados, nacidos muertos y muertes neonatales) así como problemas respiratorios en lechones y cerdos de cebo.

El virus PRRS (PRRSV) es un virus ARN que se clasifica en dos tipos: europeo (tipo 1) y americano (tipo 2), posee un gran potencial de variación genética, dada su alta capacidad de mutar y de recombinación entre cepas. El coste medio de la enfermedad por cerda presente en una granja que ha sufrido un brote clínico ronda los 100-150 €. Es habitual que, tras un primer contacto con la enfermedad, generalmente asociado a un cuadro agudo que combina problemas reproductivos en cerdas y trastornos respiratorios en los cerdos, la enfermedad se vuelve endémica en la explotación con la coexistencia de animales no inmunes y animales que pueden diseminar el virus durante largos periodos de tiempo provocando infecciones recurrentes.

La prevención y control del PRRSV pasa por la combinación de estrategias, basadas en unas correctas medidas de bioseguridad externa e interna; una buena adaptación de las futuras reproductoras; un adecuado manejo de los lechones; y protocolos de vacunación adecuados a cada una de las situaciones de campo. En relación a la vacunación frente a PRRSV, existen dos tipos de vacunas comerciales, vacunas vivas atenuadas (Modified Lived Vaccines-MLV) y vacunas inactivadas (Killed Vaccines-KV). La mayoría de las vacunas contienen antígenos sólo de uno de los tipos (tipo 1-europeo o tipo 2-americano). En los últimos años para el control del PRRSV se han usado, tanto en condiciones experimentales como de campo protocolos de vacunación mixtos basados en la Tecnología Dual de Refuerzo Inmunitario (TDRI, en inglés DTPB-Dual Technology Prime Booster), que demuestran que la combinación de una vacuna viva atenuada (MLV) y una vacuna inactivada (KV) es una alternativa eficaz para controlar la circulación del PRRSV en las explotaciones, especialmente cuando la vacuna inactivada se aplica al final de la gestación (3 semanas antes del parto).

 

Progressis®

Progressis® es una vacuna inactivada de virus del PRRS (cepa europea; P120) indicada para la reducción de los trastornos de la reproducción causados por el PRRS en cerdas y futuras reproductoras.

Progressis® (2 ml por dosis) debe utilizarse en animales que previamente hayan tenido contacto con virus replicante de PRRS (medio contaminado), pudiendo aplicarse en cualquier momento del ciclo productivo.

 

Acceso PROFESIONALES

Usted se dispone a acceder a información sobre las especialidades farmacéuticas de Ceva autorizadas por la Agencia Española
del Medicamento y Productos Sanitarios.


Esta información está dirigida exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos, ya que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.